Peñaloza

 

DOS ROSTROS: LA MISMA POLITICA
Pedro Peñaloza
“La práctica debería ser producto de la reflexión, no al contrario”.
Herman Hesse

1. La espiral de violencia no se detiene con discursos. Algún ocurrente del Gobierno repitió la misma cantaleta heredada de la cultura norteamericana (en la cúspide de la depresión económica), de hacer evaluaciones a los 100 días del inicio del ejercicio del mandato presidencial. Cada día es menos creíble difundir éstos desplantes de temporada. La complejidad de los problemas sistémicos del país merecen tratarse con mayor seriedad y rigor.

2. Los plazos suicidas. Pese a lo anterior, desde las oficinas de la burocracia gubernamental se pretende construir cambios en tiempos ocurrentes y de efecto momentáneo. El inquilino de Los Pinos, declaró que "en un año deberá reducirse la violencia" (La Jornada. 21/3/2013). Quizá, nadie le ha explicado al presidente que las modificaciones a fenómenos polisémicos requieren de mucho tiempo de maduración. Las experiencias internacionales así lo muestran (desde Nueva York, pasando por Colombia hasta llegar a Palermo).

3. El discurso del cambio y la práctica repetitiva. En esa lógica de autocomplacencia, al vocero de la Comisión de Seguridad del Gobierno federal, Eduardo Sánchez, se le ocurrió decir que en materia de seguridad el gobierno "está dando tiros de precisión". Tiene derecho a decir eso y cualquier otra cosa; de igual manera, el comisionado Nacional de Seguridad, Manuel Mondragón y Kalb, se atrevió a decir que "el país no es violento, tiene foquitos rojos" (El Economista. 27/02/2013). En contraste, en el Índice de Seguridad en América Latina 2013, se afirma que México se ubica dentro de los países más peligrosos "dentro de la categoría más alta", producto de la gran cantidad de homicidios y de violencia en general (Reforma. 19/03/2013).

4. La izquierda y el PRI: Tan lejos pero tan cerca. Más allá de los desplantes consuetudinarios de la clase política, los hechos son contundentes y evidentes. Frente a dos fenómenos, con morfologías distintas, pero que requerían un tratamiento multiinstitucional, el gobierno del DF y el gobierno federal mostraron los mismos reflejos.

Nos referimos a Michoacán y al caso de la "desaparición" o "ausencia" de 11 jóvenes en un centro nocturno de la Ciudad de México. En ambos casos, los cerebros oficiales decidieron usar el mismo instrumento del Estado: la política punitiva y reactiva. En ningún momento se pusieron en juego políticas públicas que no sólo apostarán al castigo. En Michoacán, el mensaje fue univoco: más militares y más policías federales; en el caso de los muchachos del Distrito Federal, el ADN mando la misma orden: inundar de policías a la llamada Zona Rosa. En los dos problemas subyace la antiquísima idea de que es el brazo penal el único que puede garantizar el "orden" y la "paz".

Epílogo. El combate a tientas y a tumbos. Aunque se diga que el Gobierno federal cambió su estrategia en relación a la anterior administración, la práctica concreta nos dice lo contrario; y en esa lógica anda el Gobierno del DF, sin instrumentos sociales ni culturales para enfrentar a los ilícitos. La confusión se convierte en convicción y simetría. El mismo paradigma represivo une a izquierda y a derecha. ¡Sin rumbo!

pedropenaloza@yahoo.com


¿Y QUIEN LOS DESAPARECIÓ?

Pedro Peñaloza

“El hombre sabe mucho más de lo que comprende”.

Alfred Alder

 


1. Los fantasmas vivos y las respuestas escapistas. No es cierto que haya desaparecidos, hay personas de carne y hueso que fueron secuestradas, la "desaparición" nada tiene que ver con una visión concreta y específica. El concepto "desaparecido" es un vocablo que pretende ocultar la acción de quien atentó contra la libertad de cualquier ciudadano. Hablemos con propiedad.

Plantear que 12 Ministerios Públicos (o el triple) buscarán a cerca de ¡25 mil personas! es un atentado al sentido común. Y no es sólo un problema numérico, de por si desproporcionado en demasía, se trata de un tema de carácter complejo y sistémico, que no se puede ver desde la óptica rutinaria y mecánica. La búsqueda de quien fue alejado de su medio ambiente no es sólo un problema penal y policial, se requiere un tratamiento criminológico y sociológico, que nos permita dar respuestas integrales y profundas de los resortes que actuaron para atentar contra el más importante de los derechos: ejercer la libertad.

2. Los márgenes del control y la estrechez del Estado. Hasta ahora, el secretario de Gobernación, ha dicho que "en unos dos meses" se contará con una lista depurada de desaparecidos y que "se espera arrojará un número más bajo a los 26 mil contabilizados hasta ahora" (El Universal. 25/05/2013).

El error de origen del planteamiento oficial es partir de que los "desaparecidos" son resultado de decisiones individuales y no de una política de Estado, es decir, que desde los niveles más altos de la clase gobernante se decidió "exterminar" a quien se involucró, por distintas circunstancias en actividades vinculadas a la delincuencia organizada, especialmente en el narcotráfico, incluidos hasta policías y miembros de poderes municipales y estatales. Aquí no puede haber evasivas, Calderón decidió derrotar a "los enemigos de México", interpretados como los miembros de organizaciones delictuales y de paso quienes cuestionaban dicha política guerrerista.

3. La ficticia energía y la incapacidad deliberada. El procurador Murillo Karam ha dicho que la institución que él representa y las tareas para el propósito enunciado "no harán magia". Nadie le ha pedido eso al hidalguense, lo que sí es exigible, es que si realmente se pretende actuar con seriedad se construya una política de Estado, entendida ésta como la suma de esfuerzos de los tres niveles de gobierno, y no solo se pretenda encasillar en la esfera de la PGR.

Dicho de otra manera, se debe de plantear una coordinación tal que se asemeje a la que se usa para combatir al narcotráfico, o la misma que se puso en movimiento para enfrentar al movimiento del 68 y posteriormente al movimiento armado de los 70's. De ese tamaño es el reto, siempre y cuando las declaraciones oficiales vayan acompañadas de hechos verificables.

4. El desgaste prematuro y la apuesta al olvido. El grupo gobernante ha decidido que ésta tarea titánica la encabece el joven subprocurador Ricardo García Cervantes, buena persona y lleno de honestidad. Diputado frecuente y Senador reciente, a quién conocimos siendo un chavo enjundioso en la LVIII legislatura. Con la anémica estructura y limitado margen de acción que le están otorgando va directo al suicidio político. Lástima por él y peor para el país.

Algo más. Arnoldo y la hipocresía. La muerte de Arnoldo Martínez Verdugo fue el marco para repetir la comedia de oportunismos. Ex priistas, ex panistas, maoístas de distinta estirpe y stalinistas multicolores, lamentaron su partida. Todos reconocieron la trayectoria del exsecretario del PC, sin embargo, muchos de los que ahí lloraron fueron severos críticos de sus posturas, desde el gobierno o desde la izquierda. ¡Patéticos!

pedropenaloza@yahoo.com
XXXXXXXXX
XXXXXXXXXXXXXXXXX
XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX


 


MICHOACAN: El Mito de las Armas
Pedro Peñaloza
“La locura es: hacer las mismas cosas y otra vez esperando resultados diferentes”.
Albert Einstein.


1. El deja vù calderonista. El eco de los dogmas. Es lamentable, aunque no sorprendente, que frente a la reaparición de la crisis múltiple en Michoacán, el nuevo gobierno priista repita la misma fórmula que ya exhibió sus límites. En esencia los gobernantes actuales están impregnados del mismo virus que porto el régimen calderoniano.

El 11 de diciembre de 2006 la administración federal panista dio a conocer la Operación Conjunta Michoacán. El formato y el escenario fueron iguales al que presentó el pasado martes 21 de mayo, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong; asistieron los representantes de las mismas instituciones: Sedena, Marina, PGR y la Policía Federal (ahora inscrita en Gobernación).

2. El libreto sin imaginación. El duelo de lugares comunes. En 2006, el secretario de Gobernación, Francisco Javier Ramírez Acuña, expresó ante los reflectores: "el propósito es fortalecer la seguridad de los mexicanos y sus familias...Esto inmediatamente traerá la recuperación que acabará con la impunidad de los delincuentes que ponen en riesgo la salud de nuestros hijos y la tranquilidad de nuestras comunidades" (Comunicación Social de la Presidencia, 2006).

El actual inquilino del Palacio de Covián, no tuvo cambios de fondo en su discurso de hace dos días en Morelia: "el gobierno federal y las fuerzas del orden permanecerán en Michoacán hasta que haya paz, es decir, que se retirarán en el momento en que la administración estatal tenga la "fuerza" para garantizar la seguridad" (Milenio. 22/05/2013).

3. La seguridad como concepto premoderno. El analfabetismo conceptual del equipo oficial de seguridad es inocultable. Decir que la seguridad sólo está asociada a los dispositivos punitivos y policiales implica el desconocimiento de las categorías que hoy son temas de discusión en múltiples foros internacionales y académicos.

Reducir la conflictividad en Michoacán al enfrentamiento entre grupos del crimen organizado, destacamentos de autodefensa y violación a las normas penales, es persistir en caminar en círculos. Según los asesores en seguridad, todo se reduce a una disputa militar y policial con los estamentos en confrontación contra la ley.

4. La geografía de la descomposición y el desgobierno. De acuerdo a diversas informaciones, Michoacán vive una compleja y múltiple crisis, que se ejemplifica con los siguientes números: 1 de cada 3 municipios vive conflictos armados, 20 están envueltos por grupos de autodefensa, 32 son prisioneros del crimen organizado y 6 están influenciados por los grupos de normalistas que demandan mejores condiciones de egreso. (Milenio. 22/05/2013).

Frente a este panorama no solo basta la puesta en marcha de un espectacular operativo policiaco-militar (hoy son 6 mil elementos y con Calderón 5 mil), ya que las variables sociodemográficas brillan por su ausencia. Igual que en el pasado reciente, el gobierno actual repite el paradigma solo reactivo. Nada nuevo y si múltiples evidencias de que esta ruta solo apuesta a impactar al imaginario social, así lo corroboró la experiencia de la pasada administración. ¿Cuál cambio?

Algo más. La crisis panista solo ratifica la ausencia de un proyecto democrático, y exhibe que los doce años en el poder solo convirtieron a los panistas en simples cirujanos del presupuesto. Que Cordero se vista de radical es una moneda de tres pesos, y que Madero adopte una postura disciplinaria es simple arena en los ojos.

pedropenaloza@yahoo.com

DUCHAZO TERRENAL


Pedro Peñaloza


“El poder nunca es estable cuando es limitado”.


                                                                                                         Publio Cornelio Tácito


1. Sonrisitas mercadotécnicas y rictus simulado. En sentido contrario al optimismo difundido y socializado por el grupo gobernante, el rumbo del país tiene serios y complejos desafíos. No se trata de hacer abstracción del entorno global, pero sí es imprescindible colocar en el centro del debate el
modelo de desarrollo mexicano. El propio Agustín Carstens, gobernador del Banco de México, que poco tiene de subversivo, ha descrito recientemente un panorama nada estimulante. La pérdida de dinamismo de la actividad industrial, donde sólo el componente de la minería no petrolera se mantiene en aumento, mientras las exportaciones prácticamente tienen cero crecimiento. Durante los primeros tres meses del año en curso las exportaciones manufactureras continuaron mostrando estancamiento, incluso las dirigidas a Estados Unidos registraron una desaceleración, tanto en lo que corresponde a productos automotrices, como en el resto de las manufacturas. Por su parte, las exportaciones manufactureras al resto del mundo han mostrado una tendencia negativa, lo cual en buena medida refleja el comportamiento de las correspondientes a productos de la industria automotriz. (La Jornada 9/05/2013).

2. Los sueños construidos: el dilema es ¿ser o tener? Los ciudadanos de a pie poco tienen que ver en los discursos oficiales, la complejidad de la vida de las mayorías está en otra galaxia ajena a la de la minoría opulenta. La posibilidad de movilidad social y económica para un mexicano es de las más bajas en América Latina. Sólo se ubican en una situación más desfavorable los habitantes de Nicaragua y Guatemala. Mientras que en Brasil, con una economía de tamaño similar a la mexicana, 5.8 de cada 10 brasileños ascendieron en el nivel de ingreso en un periodo de 19 años; en México 8 de cada 10 habitantes no lograron ascender al nivel socioeconómico superior al que se encontraban al comenzar el siglo. En ese mismo lapso, además de Brasil, Chile, Colombia y Costa Rica presentaron una significativa movilidad social; en contraste, además de México, Argentina, Guatemala, Nicaragua y Paraguay, fue notoriamente menor. (Movilidad Económica y Crecimiento de la Clase Media en América Latina. Banco Mundial)

Para apuntalar nuestro panorama nada gratificante, también en el renglón de la desigualdad, México padece la brecha más amplia entre ricos y pobres. La décima parte de los mexicanos que se ubican en la punta de la pirámide del ingreso multiplico por 28 los ingresos frente a la décima parte de los hogares más pobres. Aquí, junto con nuestro país, en Chile la brecha es de 26 veces; en Estados Unidos, es de 16 veces y en España de 13 veces, por citar los cuatro países con mayor desigualdad. El capitalismo es demoledor: la desigualdad del ingreso se encuentra en su nivel más alto y se incrementó más en los tres primeros años de la crisis, esto es, entre 2007 y 2010, que en los doce años previos (OCDE. Mayo 2013).

3. La exclusión tiene rostro juvenil. Más allá de la demagogia pueril que nos recetan los albaceas del poder, la expresión concreta de la degradación social se ubica en los jóvenes. La caída del desempleo entre este grupo etario tiene cifras más que lamentables. En 2006 la tasa de desempleo juvenil esta de 6.7 por ciento, es decir que entre 6 y 7 jóvenes mexicanos no tenían trabajo, pero en 2012, último año comparable por la OIT, la tasa llegó hasta 9.7 por ciento, o sea que abarco entre 9 y 10 jóvenes sin plaza laboral. (Tendencias Mundiales del Empleo Juvenil 2013. OIT)

Algo más. Los silencios. Hasta ahora, los seguidores mexicanos de Chávez y de su epígono Maduro, no se han expresado en torno a la política de militarización de la seguridad pública en Venezuela. Calderón hizo lo mismo y llovieron críticas. Así exhiben su recurrente doble moral.

pedropenaloza@yahoo.com
.....................................


Mr. Obama. ¿What are you looking for?






Pedro Peñaloza

“No hay fortaleza tan bien defendida que no pueda conquistarse con el dinero”.
Marco Tulio Cicerón

1. Obama: renovar dependencias y replantear acuerdos. Hoy ha arribado a México el presidente norteamericano, el contexto que rodea su visita no es nada reconfortante. Temas como el de la seguridad (en su acepción múltiple), el de la migración, el grave tráfico de armas, el inocultable lavado de dinero en instituciones estadounidenses, entre otros, son asignaturas que requieren de un amplio proceso de discusión y de acuerdos.

Sin embargo, para el Secretario de Relaciones Exteriores de México, José Antonio Meade, lo que se busca es "una relación diplomática con Estados Unidos guiada por el pragmatismo" (El País. 30/04/2013). Sí, para dicho funcionario lo que importa es hablar de economía. Así de sencillo, no es una nueva relación, sino la modificación de las prioridades. En el sexenio calderonista el tema infaltable era el narcotráfico; ahora, la señal peñista es avanzar en el rubro estructural e inocultable. La dependencia no requiere maquillajes.

2. El inquilino de la Casa Blanca ejerce su dominio. Los estrategas de la visita saben perfectamente cuál es el contexto que rodea a la economía mexicana. Todos los indicadores ratifican el mediocre crecimiento de nuestro país. La Cepal sostiene que "México es el menos exitoso en el acceso a nuevos mercados", pese a que junto con Chile y Colombia son los que más tratados tienen. Desde 1990 México exporta sólo 68 productos a 147 naciones (con solo 9 acuerdos, Brasil vende 67 productos en 188 naciones). Además, nuestra nación representa la excepción en la región en la venta de nuevas mercancías y el petróleo domina el 33 por ciento de sus exportaciones. La cruda realidad es demoledora, México ha suscrito 49 tratados y acuerdos comerciales acumulados en casi 20 años, pero sin diversificación comercial, puesto que persiste una dependencia de más de 80 por ciento con Estados Unidos. Esto no se ha traducido en crecimiento económico notable, ya que la tasa anual per cápita (relativa) fue de 0.99 por ciento, de las más bajas de América Latina. Tampoco ha significado el aumento de mejores empleos, recordemos que la desocupación se disparó 271 por ciento desde
2000, y actualmente 63 por ciento de los trabajadores carece de prestaciones. Así que no hay mucho que festinar de esta relación umbilical.

3. La estrategia geopolítica de Estados Unidos. Debemos de analizar la visita de Obama desde una óptica multiregional. No olvidemos que el capitalismo en su fase tardía vive una encarnizada disputa de mercados. Las transnacionales van tras cadenas de suministros, control de internet, propiedad intelectual, y patentes de procedimientos que dejan de lado todo, por ejemplo el derecho a la salud. En ese marco de referencia México es una pieza más en la lógica norteamericana para responder al crecimiento de China; la política exterior mexicana en lugar de buscar mayor participación en los mercados asiáticos, que ya tienen aranceles muy bajos, persiste en una relación que no nos proporciona dividendos económicos cualitativamente trascendentes, como lo describimos líneas arriba. Las cadenas oprimen pero gustan.

Algo más. La desmemoria no tiene límites. Ahora resulta que Jacobo Zabludovsky es reconocido por la Cámara de Diputados con la "Medalla al Mérito Cívico Eduardo Neri, Legisladores de 1913", por "sus aportes a la colectividad nacional". Quizá no se tiene presente que este personaje fue el principal instrumento televisivo para mediatizar y desprestigiar cualquier movimiento y hasta pensamiento crítico al régimen tricolor, desde los 60's hasta los albores de los 90's. Que lo haga el PRI es comprensible, pero que lo proponga el PAN y lo alabe el PRD es una desfachatez inadmisible.

pedropenaloza@yahoo.com

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-







ROSARIO DE TORPEZAS

Pedro Peñaloza

“Triste época la nuestra, es más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio”.

Albert Einstein







1. Una operadora de izquierda para una política clientelar. Enrique Peña estuvo consciente de los pros y contras al hacerse de los servicios de Rosario Robles. Sabía que dejar en manos de una no priísta los millonarios recursos de la Sedesol era un riesgo y lo asumió. Por supuesto, no es un puesto de ornato, se trata, ni más ni menos, del dinero público para aminorar dolores y tensiones sociales. Inversión política neta y concreta, por más que los hipócritas se hagan los disimulados.

El joven Peña no se equivocó, logró que Robles se convirtiera en el blanco de los ataques a la orientación asistencialista y electoral de la llamada Cruzada Contra el Hambre; pero además, asimiló a la ex perredista al discurso "neutro" y policlacista, que plantea que la lucha contra el hambre es de "todos los mexicanos". Sí, proletarios, campesinos y las altas elites burguesas. ¿Desde cuándo le ha preocupado a Slim y demás dueño del dinero las condiciones de precarización y explotación de los trabajadores? Si es precisamente la sed de acumulación capitalista la que genera y reproduce la desigualdad social. La furibunda ex maoísta y estudiante radical, al fin descubrió que los capitalistas tienen buen corazón y que pueden ayudar al Estado. Patético.

2. La anemia del Pacto y los alcances del oportunismo. El PAN, seguido por el PRD, decidió realizar un berrinche y dejar plantado al joven imberbe en la anunciada presentación de la llamada reforma financiera, sin que implique, según dicen PAN y PRD, ruptura del acuerdo cupular. El pretexto fue Veracruz y las andanzas de la Sedesol. Osorio Chong reacciono por encargo y trato de apaciguar la rebelión. La promesa fue "blindar los programas sociales". Quizás amainen los desplantes, aunque no está garantizado que durante y después de las elecciones locales se levante otra oleada de protestas. Veremos.

3. Diseño institucional para legitimar el poder. Peña vive un dilema, a saber, la necesidad de mantener el Pacto o reconfigurar su política de alianzas. Un camino sería acordar por coyunturas, en ocasiones con el PAN y en otras con el PRD, este podría ser el plan B, en caso de que se dinamite el multicitado Pacto. Se tendrán que jerarquizar las vías más útiles para continuar endulzando la imagen del PRI. Hasta ahora, la alianza tripartidaria se ha convertido en un blindaje para los primeros meses de Peña, y al mismo tiempo le ha proporcionado oxígeno a los dos partidos opositores.

4. El lenguaje de la violencia: la irrupción de la barbarie. La consecutiva violencia que se ha vivido, especialmente en Chilpancingo, no puede verse bajo un solo enfoque, lo que estamos presenciando es la consecuencia de la ausencia de una auténtica política integral para encarar el conjunto de fenómenos sociales, económicos y culturales, que caracterizan a dichos estados. Al mismo tiempo, las manifestaciones diversas en Michoacán, Oaxaca y Chiapas, pueden ser el preludio de la concatenación de múltiples demandas que podrían convertirse en serios vectores de polarización política y sin exentar la confrontación física. Aquí, la estrategia de Chuayffet está mostrando su debilidad; creyó que detener a Gordillo aminoraba la confrontación frente a la reforma educativa, lo único que hizo fue descabezar al sindicato y poner en su vanguardia a la CNTE.

Algo más. En buena hora que el Rector de la UNAM, José Narro, no se ha dejado arrastrar por las corrientes autoritarias y torpes que exigen represión a la pequeña provocación infantil que han realizado un puñado de aventureros en el Campus universitario. Siempre serán mejor los excesos en la tolerancia, que el brazo insensible y precipitado de la represión.

pedropenaloza@yahoo.com


.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.--..--.-


ENTRE OCURRENCIAS Y MISERIAS
Pedro Peñaloza

“Si no sabes a dónde vas acabarás en otra parte”.
Laurence J. Peter









1. Convocatoria a lo abstracto. Desde que en 1983, cuando Miguel De La Madrid suscribió la Ley de Planeación, se ha hecho costumbre poner a discusión el Plan Nacional de Desarrollo, cuya responsabilidad recae en el Ejecutivo Federal, con el propósito de "conducir la planeación nacional del desarrollo con la participación democrática de los grupos sociales..." (Artículo 4° de la Ley de Planeación). Hasta aquí la parte poética del dispositivo legal. Veamos la práctica concreta.

2. La simulación inducida y aceptada. La lógica del poder, sobre todo aquel que descansa en la vena autoritaria, se ha expresado en los llamados "foros de consulta", en donde concurren -por invitación- presuntos o reales especialistas que son parte de una -cándida- escenografía legitimadora. Lo fue desde el inicio de este proceso de consulta y no podía ser la excepción en la administración peñista. Así, hemos presenciado el desfile de analistas y panegiristas del régimen que son el candado que cierra la obligación formal de la ley, pero que en esencia el grupo gobernante puede o no tomar en cuenta, dependiendo de los trazos que previamente haya definido el propio gobierno. No habrá obligación de incluir las propuestas "ciudadanas" y solo quedara como recurso el "examen y opinión" que emitirá el Congreso de la Unión, después de que el inquilino de Los Pinos lo remitiera (Artículo 5° de la Ley de Planeación). ¿Alguna duda del carácter discrecional del PND?

3. Primeras pugnas en el equipo de Peña. Si nos atenemos a los posicionamientos que han tenido dos piezas claves del grupo en el poder, ya estamos en presencia de fisuras en la clase gobernante. Nos referimos a Miguel Osorio Chong y a Jesus Murillo Karam. El primero se ha empeñado en resaltar que la política del nuevo gobierno ha influido para disminuir los homicidios; en tanto que el segundo ha sido más cauto y ha planteado que los cambios que se necesitan se verán en el largo plazo, es más, ha señalado que el sistema penal del país es "anacrónico e inútil" (La Jornada. 13/abril/2013).

La contradicción no es menor, puesto que no es posible que un sistema "anacrónico e inútil", pueda disminuir los homicidios en tan corto plazo (según el representante del alto comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, la reducción en homicidios no es mérito del gobierno, sino del resultado de acomodos y acuerdos entre delincuentes (La Jornada.12/abril/2013). Por supuesto, no estamos hablando aún de rupturas entre este par de hidalguenses, pero no perdamos de vista que en el reparto de las cuotas del poder, Peña le dio al "grupo Hidalgo" el absoluto poder en gobernación y en la PGR, parece ser que al inquilino del Palacio de Cobián, le está quedando grande la silla. Veremos su evolución.

4. ¡Todo se derrumbó! La liberación de Noé Ramírez Mandujano es un ejemplo notable de las practicas incriminatorias e infundadas que siguió Felipe Calderón para solo influir en la percepción de la audiencia social y en el humor del departamento de Estado Norteamericano. Las dos principales mercancías que vendió el calderonato, fueron: el "michoacanazo" y la "operación limpieza", ambos eventos se han diluido vergonzosamente. ¿Qué dicen las ONG'S adictas a la anterior administración? ¿Escucharemos a Wallace, a Morera o a Martí criticar estos atropellos de Calderón?

5. Venezuela: laboratorio de la incongruencia. El fanatismo de izquierda y el de derecha se retan. Washington asoma sus intenciones y el chavismo-castrismo, sin Chávez, se envalentona. En medio hay miles de vidas. Para los dogmáticos es lo menos importante.

pedropenaloza@yahoo.com
..........................................



El (sin) rumbo de Peña

Última de tres partes

Pedro Peñaloza

“Lo que más odio, es que me pidan perdón antes de pisarme”

Woody Allen.

 
III. Pobreza, exclusión social y concentración del ingreso. Este vector de las políticas del peñismo, condensa la concepción que subyace en el grupo gobernante. Ha quedado claro, para quien quiera verlo, que el sentido que anima las orientaciones del "nuevo" PRI, tienen como sustrato el impacto mediático. Ya lo mostramos en las entregas anteriores.

¿Combatir la pobreza sin cambiar el modelo de desarrollo? La respuesta tácita y explicita del inquilino de Los Pinos y sus asesores, es que sí es posible dosificar aspirinas a un paradigma que solo produce muchos pobres y un puñado de ricos.

Se confunde deliberadamente a las multicitadas reformas estructurales con las taras sistémicas de modelo de acumulación capitalista. Es decir, se pretende difundir la idea de que mediante transferencias monetarias a masas empobrecidas, el modelo económico puede mantener su columna vertebral y aceitar sus métodos de control, incluso creando nuevas vías corporativas y clientelares que mediaticen las reivindicaciones de fondo de carácter económico y social.

La publicitada Cruzada contra el Hambre, es un viejo componente de la lógica de los gobiernos -priistas y panistas-, que buscan lanzar arena en los ojos para ocultar a un sistema de oprobio y de orgía de intereses. La pobreza vista como una concesión del gobierno, como un "gesto humanitario y sensible", y no como consecuencia de la injusta distribución del ingreso que permea al país.

Esta nueva mascarada oficial, sólo sumará nuevos datos a los acumulados en los últimos 42 años. Las reveladoras cifras del carácter cosmético y demagógico de dicha política, han sido dadas a conocer en un informe del Centro de Análisis Multidisciplinario (CAM) de la UNAM, que demuestran, que en estas más de cuatro décadas, los gobiernos federal y estatales invirtieron ¡36 millones 366 mil 541 pesos! por cada pobre, pero en lugar de disminuir el flagelo de la pobreza ésta aumento 58.2 por ciento en el mismo periodo.

Los programas de combate a la pobreza, continua el informe, han significado un incremento de 96.1 por ciento entre los años 1970 y 2012. Los pobres aumentaron de 31 millones 450 mil personas, a 54 millones en dicho periodo. El gasto público ascendió de 50 mil millones con Luis Echeverría, y con Felipe Calderón fue de alrededor de 900 mil millones de pesos. ¿Quiénes salieron beneficiados con esta derrama económica? No hay mucho que especular: fueron las instituciones y los vericuetos burocráticos que las caracterizan. El propósito político se cumplió: control y mediatización. Hoy se reproduce el esquema: todos los delegados federales de Sedesol son de extracción priista.

Es básico no confundir lo urgente con lo importante. La transmisión ideológica y mediática del grupo en el poder, ha diseñado líneas de comunicación que están dirigidas a erigir al PRI como un instrumento de mejoramiento social y estabilidad política. (Véase el estúpido e insulso comercial del gobierno, que a través de un joven "nos convence de que hay hambre en México", sin decir una sola línea del origen histórico-estructural de la pobreza alimentaria).

En tanto, el otro México permanece en Jauja y en la dulce vida. El 0.18 por ciento de la población del país, que son los que cotizan en la bolsa, obtuvieron, en el sexenio anterior, un 83 por ciento de ganancias; así mismo, siete bancos concentraron 85 por ciento de utilidades. A estos no los tocara el joven Peña Nieto. El tiempo es nuestro aliado.

pedropenaloza@yahoo.com

El (sin) rumbo de Peña

(Segunda de tres partes)

Pedro Peñaloza
“Las bayonetas sirven para todo, menos para sentarse”.
Carl Von Clausewitz

II. Seguridad pública y Procuración de justicia. De igual manera que en el anterior eje (Prevención del delito), el peñismo busca vender la idea de que sus planteamientos son distintos al calderonismo. Falso. También lo demostraremos.

Para tratar de alejarse de la anterior administración el grupo priista decidió realizar una operación de maquillaje; esto es, solo sacar de la agenda cotidiana el tema del narcotráfico. Pírrico intento, si nos atenemos al creciente saldo de violencia y homicidios que le han dado la bienvenida al joven imberbe.

Lo que se desprende de esta absurda intentona es la evidencia de la ausencia de un proyecto alternativo del nuevo grupo gobernante, en este rubro y en otros. El enfoque peñista frente a la criminalidad y las violencias es tan elemental como repetitivo, descansa en subterfugios demagógicos y en acciones inconexas.

La gran "aportación" que ha presumido el nuevo gobierno tiene, al menos, dos vertientes que exhiben sus límites estructurales y su mero objetivo sexenal. Veamos: A. La "mercancía" propia para incautos, y cuyo principal vocero ha sido Osorio Chong, radica en la superstición de que mediante "coordinaciones regionales" se pueden "blindar" a los estados. Nada más alejado de un enfoque científico, ya que se concibe a los actos ilegales como una epidemia que puede ser derrotada con "cuarentenas" de dosis policíacas y de una intensa actividad penal en las entidades federativas.

B. Gendarmería Nacional. Según Mondragón y Kalb, dicha instancia estará integrada, inicialmente, por 10 mil elementos (8 mil quinientos del ejército y mil quinientos de la Armada), cuya selección la realizarán los propios jefes castrenses y estará comandada por un "general de tres estrellas". (El Universal. 22/III/13. Pag.4); además, el mismo funcionario declara que, al terminar el gobierno actual, la policía federal contará con un estado de fuerza de al menos 60 mil elementos; en tanto, la gendarmería tendrá entre 40 mil y 50 mil elementos.(ídem).

En total ¡100 mil más! a los 544 mil que constituyen la sumatoria de policías estatales, municipales y federales. ¡Caramba! se repite la misma fórmula simplista calderoniana: a más policías más seguridad. García Luna llego a 35 mil en la SSP, el peñismo sigue los mismos pasos. ¿Cuál es la diferencia? Con ello, México se mantiene en el tercer lugar de países con mayor fuerza policiaca, después de la India y EU. ¡Qué orgullo!

No obstante que está demostrado hasta la saciedad, desde la criminología, la sociología y la ciencia política, que no basta el incremento punitivo para mejorar la convivencia social, además, la Auditoria Superior de la Federación informa, que pese al notable incremento en el presupuesto para seguridad pública en los últimos cinco años, los delitos de alto impacto siguieron su tendencia al alza. (Cuenta Pública 2010).

En síntesis: No hay nada nuevo frente a la criminalidad, al menos que alguien crea que se pueden dar cambios cualitativos simulando novedades y cerrando los ojos a la realidad. Fe de erratas. En el artículo de la semana pasada, se dice 18 mil millones, debe decir, 118 mil millones de pesos para el Programa Nacional para la Prevención Social de la violencia.

pedropenaloza@yahoo.com
........................................

EL (sin) rumbo de Peña
1

     Pedro Peñaloza

 
“Si la libertad significa algo, será, sobre todo, el
Derecho a decirle a la gente aquello que no quiere oír”.

George Orwell


El regreso del PRI a Los Pinos ha sido acompañado de una intensa y costosa campaña de "convencimiento" social y político que pretende crear un clima de cambio en los métodos y estilos de ejercer el poder. Por supuesto, frente al modelo panista y especialmente ante el rijoso estilo de Calderón, el contraste es vendible. Y ahora, que transcurrieron los primeros 100 días de su mandato, los mandarines de la clase gobernante se solazan por sus disparos mediáticos.

A partir de estas notas, que amablemente nos permite socializar El Sol de México (desde hace más de 12 años), buscaremos demostrar que las políticas públicas que impulsa Enrique Peña son fuegos de artificio para modernizar el modelo de dominación política.

En estas entregas, abordaremos los rasgos esenciales de tres orientaciones que han sido difundidas con amplitud machacona por la burocracia política y sus gacetilleros oficiales y oficiosos, a saber: 1. El modelo de prevención del delito; 2. Su paradigma policiaco y de procuración de justicia; y 3. La visión dominante de la pobreza y la exclusión. Ya en otras oportunidades hemos señalado las deficiencias conceptuales y prácticas de las iniciativas priistas, hoy las profundizaremos.

1. El Programa Nacional para la Prevención social de la Violencia, ha sido planteado en el discurso oficial como una señal rupturista con el modelo panista; aunque en realidad es un distractor para encubrir la lógica punitiva que subyace en el gobierno y que reproduce los mismos reflejos que caracterizaron a Calderón.

Partamos de dos vectores para desmenuzar la anemia con el que nació dicho programa: el primero, tiene que ver con la concepción que anima su puesta en marcha; es decir, si las variables de toda política pública medianamente aceptable, están contenidas: población-objeto, presupuesto sustentable y medición del impacto. Es evidente que ninguna de estas condiciones se cumple.

Usemos la pedagogía: para el Programa Todos somos Juárez, del gobierno calderonista, se destinaron 6 mil millones de pesos, para una población de 1.3 millones de personas, con un tiempo de aplicación de 100 días; en tanto, el programa Peñista programó 18 mil millones, según se desprende del presupuesto de egresos 2013, destinado a 29 millones de personas, con un tiempo de aplicación de ¡un año!

Además, en el volumen presupuestal descrito, se le destinan recursos a Defensa, Marina y PGR (30 mil millones), sin explicar qué tienen que ver dichas dependencias en la prevención social del delito. Estrictamente nada, pero se les da una tajada. Así mismo, en esta cadena de incongruencias, se destino una bolsa de 2 mil 500 millones de pesos a los gobernadores, cuando ni siquiera han priorizado un rubro significativo para tareas preventivas, y lo peor, es que están atrapados en la fiebre punitiva.

El segundo vector, tiene que verse desde el basamento de lo que es la Prevención Social. Aquí, la miopía sexenal restringe sus verdaderos alcances. Es patético y grave que el subsecretario Roberto Campa, se atreva a decir que en un año se podrá hacer una evaluación del programa citado. Quizá, este funcionario no sabe que el restablecimiento del tejido social y la recuperación del sentido de pertenencia, empiezan a dar frutos entre 15 y 20 años, puesto que se trata de la modificación de hábitos, concepciones y culturas de generaciones. Pero como el inquilino de Los Pinos definió ese mismo lapso para evaluar su estrategia, este improvisado funcionario reaccionó a la antigüita. ¡Grotesco!

pedropenaloza@yahoo.com